El consumo de energía en nuestras casas, industrias, comercios, etc., es, según estudios solventes, mayor del realmente necesario. Mediante la aplicación de las medidas de ahorro recomendadas tras una auditoría energética, seríamos capaces de medir nuestro consumo y disminuirlo en una cantidad considerable, sin tener que tomar medidas que afecten al confort.

La auditoría energética es la herramienta sobre la que se asienta un plan estructurado de ahorro energético. La auditoría energética implica realizar una labor de recogida de datos, análisis, clasificación, propuesta de alternativas, cuantificación de ahorros y toma de decisiones.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies